El sida es una creación de la industria farmacéutica con apoyo de la CIA




Entre las muchas personas que se creen esta teoría está ni más ni menos que Thabo Mbeki, presidente de Sudáfrica entre 1999 y 2008. El estadista estaba convencido de que era todo un plan de la CIA para diezmar la población negra en África y para que, de paso, la industria farmacéutica se hinchara a vender medicamentos contra la nueva enfermedad. Mbeki no estaba solo. Esa creencia la comparte mucha gente, que hasta saben quién era el inventor del virus: el Dr. Robert Gallo, un científico sin escrúpulos más malo que el peor villano de la Marvel. Emocionante, por supuesto, de ahí saldría una película de lo más taquillera. Plausible, sí. Cierto, no. Según la revista Science, rigurosamente científica, las primeras incidencias de sida se registraron en Kinshasa en la década de 1920, mucho antes de que naciera Gallo. El doctor, que no es un malo malísimo al servicio del capital, sino un investigador al servicio de la humanidad, no hizo más que, al igual que su homólogo francés Luc Montagnier, vincular el virus del VIH a la enfermedad.